650 comerciantes del Comunitario claman por planta eléctrica

Comerciantes del Mercado Comunitario de Catia la Mar tuvieron que lidiar con un racionamiento eléctrico este domingo, el cual en un comienzo contemplaba 7 horas.

Sin embargo, se extendió por dos horas más, desde las 9:00 am hasta las 5:00 pm, y todo ello por no contar con una planta eléctrica.

A pesar de haber sido quincena no se registraron ventas significativas, y esto se lo atribuyen a que muchos no contaban con puntos de ventas inalámbricos, mientras que otros a pesar de contar con ellos era pésima la cobertura por lo que no se registraban los pagos.

“Fue el sábado en la noche que se nos fue notificado que no íbamos a tener electricidad. Deben avisarlo con mucha más anticipación, ya que así uno deja de comprar mercancía para ese día. No es posible que tengamos que sufrir el estrés de perderla”, dijo Rina Valerio.

Este es el segundo domingo que hacen un racionamiento en la zona. Además, que constantemente lidian con el débil servicio, pues diariamente contabilizan hasta 5 fluctuaciones, lo que les ha dañado sus equipos de trabajo.

“Tengo 2 freezer y el pequeño se me dañó por ese mismo problema. Lo peor es que las ganancias no dan para mandarlo a acomodar, porque ya comprar uno nuevo sería jugar con la ficción”.

36 locales de alimentos no perecederos

Luis Celis es uno de los que conforman los 36 concesionarios de alimentos no perecederos, específicamente, de charcutería. Todos afirmaron no haber tenido pérdida en la mercancía.

“Este tema ya se le fue de las manos a Corpoelec. Yo perdí el motor de una nevera, incluso teniendo hasta protector. El bajón fue tan fuerte que lo quemó, me tocó mandarlo a acomodar y me cobraron 150 dólares, es decir, mi ganancia de 2 meses de trabajo. Nada fácil lo que estamos viviendo”.

Nada de venta

Jordan Rodríguez quien tiene un puesto de pescado, aseguró que no vendió nada, pues el mercado queda a oscuras y los consumidores temen ingresar.

“Fue estar aquí con la esperanza de vender algo. Fue un día perdido, y lo que molesta más es que son los fines de semana, cuando son los días que más ventas tenemos. Afortunadamente, contábamos con hielo, pero de lo contrario hubiese perdido la mercancía, y luego ¿Quién nos la repone?”.

De 700 a 300 bolívares

Humberto Aguilera, quien vende mercancía seca, aseveró que 300 bolívares fue lo que registró en venta este domingo, cuando en semana anteriores ha podido vender hasta 700. Por lo que considera oportuno la adquisición de una planta eléctrica.

“Es una completa odisea, entre quedar a oscuras por completo y tener que recorrer el mercado buscando algún lugar para que el punto de venta pueda funcionar. En pocas palabras, se trabaja con total precariedad”.

Sin respuestas

El equipo reporteril del Diario La Verdad de Vargas ha intentado en reiteradas oportunidades contactar al administrador del Mercado, sin embargo, este nunca se encuentra en su lugar de trabajo, por lo que aún son desconocidas las razones por las cuales no se ha invertido en adquirir una planta./rp

Por Gabriel Hernández

También te puede interesar