Onda tropical 39 provocó destrozos - Diario La Verdad de Vargas

Onda tropical 39 provocó destrozos

La madrugada de este jueves se registraron fuertes y prolongadas precipitaciones que generaron la crecida de ríos y quebradas, así como deslizamientos de tierra en diferentes zonas de la entidades.

Luis Vargas es meteorólogo y especialista en el pronóstico climatológico de Venezuela, y fue él quien alertó que se producirían fuertes lluvias a nivel nacional como consecuencia de la onda tropical 39 (AL98).

“La onda sigue originando lluvias moderadas a fuertes con tormentas en el nororiente, región insular, los Llanos y avanzando a Centro Occidente. El National Hurricane Center indicó que tiene 90% de probabilidad de convertirse en ciclón tropical”, explicó.

Se espera que las precipitaciones continúen en las próximas horas en buena parte del país, a medida que siga avanzando la onda tropical.

“Me quedé sin cocina”

Entre las zonas más afectadas se encuentra Barrio Bolívar, en La Guaira, pues 10 viviendas fueron afectadas por un deslizamiento de tierra, el cual según los vecinos se debe al proyecto que se está llevando a cabo en el Casco Colonial, específicamente, en la caminería que facilitaría el acceso de los turistas al Fortín El Vigía.

Mileidy Garrido vive con su esposo y tres hijos, y manifestó que aún no supera el susto vivido en la madrugada, pues además del agua que le entraba a su vivienda, fue el fuerte ruido que ocasionó el deslizamiento de tierra lo que más la impactó.

“Lo único que pude rescatar fue la nevera, de resto todo me quedó bajo el lodo. Es decir, me quedé sin cocina de un momento a otro. Además, se me tapió el baño, el agua de la cocina y del baño pasó a los cuartos. Viví momentos de mucha tensión”.

Otro de los afectados es Richard Sojo, quien aseveró que funcionarios de Protección Civil hicieron acto de presencia y aseguraron que está en una zona de riesgo debido al debilitamiento de los suelos.

“Estamos siendo afectados por los trabajos que realiza el gobierno, desde la vaguada del año 2.005 jamás había sucedido algo similar, no es posible que quieran vivir del turismo, pero afectando a los propios habitantes del lugar”.

Las quebradas necesitan dragado

Alex Ortega vive en La Línea, en Maiquetía, y comentó que las cuadrillas enviadas por la Alcaldía y la Gobernación no realizan los trabajos que realmente amerita la quebrada de El Jabillo, la cual fue la responsable de los estragos en el centro de la parroquia y que obstaculizó la Avenida Soublette.

“Esta quebrada tiene una profundidad de 4 metros y está toda saturada de tierra, ya que para acá no envían maquinarias que hagan el trabajo que se necesita. La última vez que hicieron un dragado fue durante la gestión del alcalde Alexis Toledo, desde entonces ninguna otra autoridad se ha acercado al lugar”.

Manifestó que las lluvias derribaron un árbol el cual de momento se encuentra represando una importante cantidad de tierra y desechos sólidos que arrojan habitantes de la parte alta de la quebrada.

“La gente del gobierno solo viene y levantan los desechos sólidos que ven en la parte baja, pero arriba tenemos una bomba de tiempo que en la próxima crecida puede llevarse más de una casa. Necesitamos soluciones reales en tiempo récord, no paños de agua tibia que nada
solucionan”.

Solicitan trabajos preventivos

Habitantes de Piedra Blanca, en Carlos Soublette, temen por su seguridad, pues la quebrada Curucutí tiene 6 meses sin recibir mantenimiento. Aseguran que son 150 las familias que están viviendo en alto riesgo por lo que hacen un llamado a las autoridades a realizar los trabajos preventivos.

“Esta madrugada toda la comunidad estuvo en vela por lo que podía suceder, ya que la quebrada creció y es tanta la cantidad de maleza y basura que se encuentra allí que estamos propensos a sufrir una tragedia”, dijo Aracelys Trujillo, quien no había podido dormir desde las 4:00 de la madrugada, y era la 1:00 pm y aún tiene a flor de piel la preocupación de vivir momentos como la Tragedia del 99 o la vaguada de 2.005.

“Cada vez que la gente de Suárez viene solo hacen supuestas limpiezas hasta donde llegan los carros, pero jamás hasta la parte alta de la quebrada. Otra situación es que no se llevan la maleza o árboles podados, dejan todo apilonado, lo cual genera más alimañas, siendo este sector uno en el cual viven más niños que adultos”.

Por Gabriel Hernández