Programa de desarrollo Escobar arriba a sus 4 años - Diario La Verdad de Vargas

Programa de desarrollo Escobar arriba a sus 4 años

El Development Program Igor Escobar (DPIE), con sede actual en el estadio José Antonio Oropeza, frente a la sede del Cicpc en La Guaira, celebró en sus espacios este lunes con sus peloteros, técnicos, padres y representantes, sus cuatro años de existencia.

Un plan de trabajo para el desarrollo de las aptitudes para el beisbol de los jóvenes en edades tempranas se hizo realidad un 8 de agosto del 2018 por iniciativa del guaireño Igor Escobar, quien ha laborado desde hace más de 20 años en el mundo beisbolístico regional, nacional e internacional en todas sus facetas: pelotero, técnico, scout y dirigente.

Hoy Escobar, quien tiene profundas raíces con el pueblo que tiene ocho bigleaguers: La Sabana, disfruta del camino andado más la satisfacción y frutos que ha vivido en estos años de avance con su labor.

“A mí me motivó hacer realidad este proyecto basado en la experiencia que tengo en este deporte, con la cual puedo contribuir a la orientación de los jóvenes peloteros para el alcance de sus sueños “, nos dijo.

Expresó: “La intención es preparar a los niños desde los 10 años aproximadamente para ingresar posteriormente a las academias con mayores recursos, porque eso incluye gastos importantes, para ser peloteros profesionales. Sin apartar los objetivos principales del deporte en los niños de darles herramientas para ser buenos ciudadanos».

Este sistema pudiéramos denominarlo como una acción de la Propedéutica: término que se refiere a la instrucción o formación que se realiza a modo de preparación para el aprendizaje de una cierta materia, que en este caso es para hacerse mejor pelotero.

“En todo este tiempo nos ha ido muy bien y incorporación a nuestro programa ha crecido en un 100%. Gracias a Dios el avance ha sido satisfactorio, a pesar de las limitaciones que hemos tenido, en cuanto a estadios, permisos, patrocinantes, etc”.

Escobar tiene como objetivo futuro crear las condiciones idóneas para que cuando sus pupilos entren a una academia que trabaja en la formación de peloteros al profesional, no sientan la diferencia o la sientan muy poco. “El trabajo es duro pero marchamos con la mejor de las actitudes”, concluyó./GG/jd

También te puede interesar