Pescadores temen quedar varados por gasolina - Diario La Verdad de Vargas

Pescadores temen quedar varados por gasolina

Según el último informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), al menos unos 24 mil pescadores y personas relacionadas con la pesca y el procesado de pescado fallecen cada año, lo que coloca a la pesca, y a las actividades relacionadas con ella, entre las profesiones más peligrosas.

“El mayor riesgo es quedarnos varados en alta mar y que nadie pueda ir por nosotros porque no tienen gasolina. Ya no es primera vez que algo así sucede. Anteriormente, salían hasta 10 botes a buscarte, pero ahorita no va ninguno. Los pescadores arriesgamos mucho, aunque es poco lo que ganamos, pues la pesca no me genera ingresos suficientes para mantener a mi familia, la cual esta conformada por 6 integrantes”, aseguró Luis Díaz, pescador del muelle de Playa Verde, en Urimare.

Incluso, califica la situación de “sobrevivencia”, puesto que ni para comer les da lo que obtienen. “Uno pasa hasta 15 horas seguidas en alta mar, en un día normal de pesca, y aún así de los 120 dólares que se invierten en ocasiones uno puede regresar con solo 20 de pesca, es decir, perdemos y quedamos debiendo”.

De los 198 pescadores que tienen ancladas sus lanchas, tan solo unos pocos logran salir una vez a la semana, aunque las esperanzas son bajas, puesto que con tan poca gasolina, el recorrido que pueden realizar es corto. Antes salían hasta 50 botes diarios, ahorita si salen 10 en un día es mucho”.

Aseguran que requieren de mínimo 18 mil litros de gasolina semanal para surtir a todas las lanchas, sin embargo, solo han recibido unos 3 o 5 mil litros, lo cual es insuficiente para cumplir con la demanda que se encuentra en el muelle.

“Eso alcanza a lo mucho para un recorrido corto, quizás el que tiene un solo motor puede salir dos días, pero aun así no es recomendable”, dijo Diaz.

Finalmente, esperan que desde el Ministerio de Pesca pueden atender a sus llamados, puesto que son muchas las familias que se están viendo afectadas. “Uno en ocasiones no tiene ni que llevar a la casa. La situación preocupa y mucho”.

Por Gabriel Hernández

También te puede interesar