Príncipe de Arabia Saudita regalará un Rolls Royce a cada jugador por ganarle a Argentina

Después de ganar su partido en el encuentro contra la poderosa Argentina, cada uno de los jugadores que conforman el equipo de Arabia Saudita, serán recompensados con un carro Rolls Royce.

Este maravilloso obsequio, es cortesía del príncipe saudí Mohammed bin Salman Al Saud, quien prometió darles un Rolls Royce Phantom valorado en 500.000 euros, por la alegría que le dieron a su nación en el encuentro mundialista.

Los Halcones Verdes remontaron un marcador en contra para terminar venciendo a Argentina 2-1 en la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Qatar, este martes.

Después de la victoria, el rey Salman de Arabia Saudita declaró un día festivo en su país para conmemorar la impresionante victoria.

La plantilla, ahora encabeza el Grupo C con tres puntos después de su victoria sobre los suramericanos. Este sábado los saudíes enfrentarán a Polonia. Esta no sería la primera vez que la realeza saudí ha regalado Rolls Royce a sus jugadores de fútbol.

En 1994, su delantero Saeed Al-Owairan, quien anotó un gol contra Bélgica, considerado uno de los mejores goles de la Copa Mundial de todos los tiempos, también recibió una recompensa similar.

Recientemente, la administración Joe Biden dictaminó que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, tiene inmunidad contra una demanda por el asesinato de Jamal Khashoggi, lo que provocó la condena inmediata de la exprometida del periodista asesinado y de defensores de los derechos humanos.

Khashoggi fue asesinado y desmembrado en octubre de 2018 por agentes saudíes en el consulado de Arabia Saudíta en Estambul, era un serio crítico de las políticas del príncipe heredero en columnas del Washington Post. Había viajado al consulado saudí en Estambul para obtener los documentos que necesitaba para casarse con Cengiz, una ciudadana turca.

La inteligencia estadounidense creía que fue ordenada por el príncipe Mohammed, quien ha sido el gobernante de facto de ese reino durante varios años.

Khashoggi, viajó al consulado saudí en Estambul para obtener documentos que necesitaba para casarse cuando fue asesinado