Damnificados de la tragedia ruegan que no los desalojen - Diario La Verdad de Vargas

Damnificados de la tragedia ruegan que no los desalojen

“En el año 1999, post tragedia de Vargas, nos ubicaron de manera provisional en esta casa, ubicada en Sorocaima, esquina de Navarrette, Maiquetía. Ya van 22 años y no hemos recibido apoyo para reubicación de ningún ente competente. Hemos visitado varios organismos y nadie nos quiere dar ni un vaso de agua”, expresó Rosa Palacios.

“Han pasado gobernadores, alcaldes y 2 presidentes y seguimos acá. ¿Después de tanto tiempo van a decirnos que somos invasores, para no darnos ayuda? Tenemos nuestros papeles originales donde consta que llegamos en condición de damnificados, ya que nuestras viviendas resultaron dañadas en la tragedia”.

Palacios está resignado, porque ya ha pasado mucho tiempo y no los han ayudado a resolver su grave problema de vivienda. “Si quieren sacarnos de aquí está bien, pero que, por favor, no nos dejen en la calle porque ninguno tiene otra casa donde vivir. Tenemos bebés, incluso hay uno que es prematuro y no pueden hacernos esto”.

Kemyibel Delamote indicó que “al momento de recibir esta noticia fue realmente impactante para mí, porque tengo mi bebé. Yo tenía 4 meses de embarazo y desde ese momento empecé a sufrir de la tensión. Con la angustia de pensar que nos quedaríamos sin casa, mi hijo vino al mundo prematuro».

Orden de captura

“Cuando fui a la Fiscalía me dijeron que tenía que ir nuevamente el 27 de mayo. La respuesta de mi parte fue que más importante era la atención médica de mi hijo que la citación, que si asisto no sería a la hora estipulada por ellos. La que me atendió me respondió que si no me dirijo en la fecha y hora pautada, me pondrán una orden de captura”, narró Delamonte.

Los afectados señalaron que no se pueden quedar sin hogar después de estar años tratando de resolver con los entes competentes para finiquitar este inconveniente. “Tenemos menores de edad y no tenemos con qué responderle a ellos si nos quedamos en la calle”.EN/jd

Por Elio Napoletano
elio.napoletano@gmail.com

También te puede interesar