Más de 1.500 personas beneficiadas con jornada de fumigación en Chuspa – Diario La Verdad de Vargas

Más de 1.500 personas beneficiadas con jornada de fumigación en Chuspa

Dos días continuos durante 8 semanas se mantendrán las brigadas de la Oficina de Salud Ambiental, de la Dirección Estadal de Salud La Guaira, en la parroquia Caruao, como parte de la ejecución del Plan de Control de Vectores impulsado por el Estado Mayor de Salud.

Este jueves inició el proceso de fumigación intensivo en Chuspa, donde fueron protegidos 1.570 habitantes. “La intención es combatir criaderos de los zancudos Aedes Aegypti, transmisor de enfermedades endémicas como dengue, zika y chikungunya, y del Anopheles que es el transmisor de la malaria o paludismo”, declaró la autoridad única de salud del estado, doctora Yadira Castillo.

En estos despliegues, el personal de salud es apoyado por el equipo de la Gobernación, Procuraduría, Prefectura y el poder popular. La funcionaria aclaró que aunque los casos de las enfermedades transmitidas por vectores están controlados, es fundamental mantener la prevención para evitar brotes.

“En los despliegues, nuestro personal le resalta a la comunidad la importancia de mantener las medidas higiénico-preventivas para evitar los criaderos y proliferación de larvas que se convierten en mosquitos transmisores de enfermedades”.

Estas jornadas se continuarán llevando a cabo en las 11 parroquias del estado, al tiempo que comunicó que actualmente están equipados con los insumos para la realización de pruebas que permitan la detección de casos positivos de las enfermedades trasmitidas por vectores, como la malaria, por ejemplo. “Es importante que ante cualquier síntoma, el paciente acuda al centro de salud más cercano para su evaluación temprana, y si es el caso, se le aplicará el tratamiento pertinente”.

Los síntomas del dengue, zika y chikungunya son similares: fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos; cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y sangrado de nariz y encías; mientras que los del paludismo o malaria son escalofríos, fatiga, fiebre, sudoración, temblores, confusión, diarrea y dolor de cabeza.