“En la Iglesia hacen faltan columnas vivas que mantengan la comunidad” - Diario La Verdad de Vargas

“En la Iglesia hacen faltan columnas vivas que mantengan la comunidad”

Laura De Stefano


Ser las columnas vivas de la Iglesia que mantengan las comunidades y la familia, como lo hicieron los apóstoles, fue el llamado que hizo el obispo de La Guaira, monseñor Raúl Biord Castillo, durante su homilía por la solemnidad de San Pedro y San Pablo celebrada ayer en la Catedral.

Esto a propósito de la juramentación de 28 Cáritas parroquiales instituidas desde La Peñita, el Junquito, Tarmas y Carayaca hasta Naiguatá, la Sabana y Chuspa pasando por todas las parroquias. “Una diócesis sin una presencia fuerte de Cáritas no hace honor a Cristo que pasó haciendo el bien”.

Informó que más de 150 personas realizaron durante seis meses el curso de formación pastoral social y hoy, por la propuesta de los párrocos como los asesores de las Cáritas parroquiales, fueron juramentados por un período de tres años.

El día de San Pedro es una fecha de gran júbilo para la Iglesia

“Como Iglesia decimos ustedes, nosotros, todos somos piedras vivas para construir las comunidades. Más fuertes que las columnas de la Catedral porque es Jesucristo la piedra angular donde está edificada la Iglesia. Hoy ustedes hacen un compromiso de seguir sirviendo a los pobres en los más de 40 comedores parroquiales, con los ocho bancos de medicamentos, en el cuidado del ambiente, de los niños y de las madres embarazadas vulnerables”.

Agradeció al obispo emérito de Machiques, monseñor Ramiro Díaz, porque a su llegada al estado en 2015 reprochó la poca presencia de Cáritas en La Guaira. “Gracias por esa crítica que usted nos hizo. Es bueno aceptarlas porque nos permite trabajar en la diversidad. La Iglesia y el Gobierno deben aprender a escuchar las críticas fundamentadas, sobre todo los problemas para solucionarlos”.

Sin embargo, mencionó que con Francisco de Guruceaga se creó en 1976 la fundación San Pedro Apóstol, donde más de 40 médicos prestan sus servicios. Después del deslave esa fue una de las primera Cáritas diocesanas y con el apoyo de la socióloga Yaneth Márquez y de todo su equipo se abrieron comedores, se presentaron proyectos de recuperación del agua y de las comunidades.

La reliquia del beato JGH fue entronizada en el altar

“A partir del 2015 dijimos que las piedras vivas son las personas y comenzó la escuela del ministerio. El 29 de julio de 2017 se instituyeron los primeros ministros de la evangelización y de la celebración, al año siguiente se instituyeron los primeros ministros de las pastorales sociales, 35 que formaron las primeras Cáritas parroquiales juntos a los servidores de la familias, líderes juveniles y ministros de la comunión extraordinaria. Ahora con la pandemia hemos aprendido a seguir adelante”.

Pidió que seamos la esperanza de aquellos abatidos espiritualmente por los problemas y la falta de alimentos. Y como dijo San Pablo, aquel que recibe un don que lo ponga al servicio de los demás. “Nosotros queremos poner al servicio de los demás la fe, la alegría y la vida y eso lo hacemos como cristiano. No somos una organización no gubernamental que hace el bien por filantropía, lo hacemos como cristiano siguiendo el ejemplo de Jesús”.

Finalmente reconoció a los que realizaron el curso, a la escuela de formación de Cáritas diocesana, a la pastoral familiar y al director Rubén Perdomo por hacerlo posible. “Que San Pedro nos bendiga a todos y podamos ser una Iglesia viva comprometida al servicio de los más pobres”.

Para sellar la juramentación se firmó el libro de acta, la cual estuvo encabezada por monseñor Biord, el padre Alfredo Castillo, el presbítero José Martín Vegas, los diáconos Rubén Perdomo y Leonardo Corro, y Amarely Ugas.

Una fiesta de júbilo municipal y estadal

Monseñor se refirió también a la fiesta de San Pedro y a los 432 años de La Guaira. Espera que en el inmediato tiempo el 29 de junio pueda ser un día de júbilo municipal y estadal porque ese día se recuerda la fundación de la ciudad.

En la misa estuvieron presentes el alcalde José Alejandro Terán, el secretario de Gobierno, Pedro Rodríguez, la concejal Yubisay Córdoba, presidente de la Cámara Municipal, el vicealmirante Gustavo Romero Matamoros, comandante de la Infantería de Marina, el secretario José Luis D`Acosta, Verónica de Guruceaga, presidente de Somos Comunidad, y María de García, quien regaló a la diócesis un cuadro comprado por el gobernador Jorge Luis García Carneiro para la Iglesia.

La liturgia fue concelebrada por monseñor Ramiro Díaz y los padres Alberto Castillo, José Martín Vegas y Abelardo Bazó. El obispo Biord al final de la misa entregó al párroco de la iglesia Santo Cristo de la Misericordia, Alvaro Torres, la reliquia del beato José Gregorio Hernández.

La junta directiva firmó el libro de acta