26
MARZO 2019
02:07
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!!
instagram

Ronald Acuña listo para seguir quemando la liga

Ronald Acuña listo para seguir  quemando la liga
Photo Credit To Cortesía

Para todos aquellos que esperan ver a  Ronald Acuña Jr. extender la increíble producción que tuvo después del Juego de Estrellas, deberían recordar que su paso habría equivalido a 45 jonrones y 33 bases estafadas en un período de 162 juegos.

En la historia de las Grandes Ligas ha habido nueve jugadores diferentes que han logrado tener campañas de 40/30, es decir, 40 cuadrangulares y 30 bases robadas. El poder y la velocidad de Acuña lo convierten en un posible, y quizás para algunos un probable, candidato a unirse a un selecto club integrado por leyendas de la talla de Barry Bonds y Hank Aaron.

Pero antes de establecer cualquier expectativa inmediata para la venidera temporada, quizás sería mejor simplemente saborear la oportunidad de observar el progreso del joven fenómeno venezolano hacia potencialmente convertirse en uno de los más grandes de este deporte.

La experiencia de Acuña en las Mayores consiste esencialmente en cuatro meses, dos y medio de los cuales fueron a un nivel excepcional. Aun así, a pesar de lidiar con una primera mitad acortada por el retraso de su debut y una lesión en la rodilla izquierda, Acuña se convirtió en el primer jugador en la historia de Grandes Ligas en disparar al menos 25 vuelacercas con menos de 500 turnos al bate a la edad de 20 años o menos.

Acuña se convirtió en el séptimo jugador en la historia en batear .290 con al menos 25 jonrones y registrar OPS de por lo menos .900 en su temporada con 20 años de edad.

Si por lo menos Acuña logra igualar sus números del año pasado (promedio de .292, 26 jonrones, .917 de OPS) se convertiría en el undécimo jugador en la historia en batear .290 con al menos 25 cuadrangulares y registrar OPS de .900 o más en su temporada con 21 años. Pero, mientras que un año similar sería sumamente aceptable, es difícil utilizar la muestra de lo que hizo el año pasado para proyectar lo que Acuña sería capaz de hacer.

El nacido en La Guaira bateó para .249 con siete jonrones y .742 de OPS en 43 juegos antes del Juego de Estrellas. Su debut no llegó hasta el 25 de abril, y se perdió un mes tras sufrir un desgarro en el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda el 27 de mayo. Lo que parecía ser una campaña normal terminó convirtiéndose en una digna del premio al Novato del Año en la Liga Nacional, tras batear .322 con 19 cuadrangulares y 1.028 de OPS en los 68 juegos disputados tras el Juego de Estrellas.

La increíble segunda mitad de Acuña se vio beneficiada por los ajustes que hizo en su mecánica de batear, con un enfoque en separar sus manos del cuerpo. El despliegue de poder que mostró le permitió convertirse en el décimo jugador en la historia en disparar 25 jonrones o más a una edad de 20 años o menos con la tercera mejor proporción de turnos al bate por jonrón de ese grupo (16.7).

Basado en los turnos totales del año pasado (433), Acuña hubiese pegado 18 bambinazos con su mediocre primera mitad (24.1 turnos por jonrón) y 31 con el paso que alcanzó en la segunda parte (13.9). Cualquiera de los dos resultados hubiese sido razón suficiente para demostrar lo que es capaz de hacer con el madero.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock