25
2019
12:37
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!!
instagram

Más de 800 feligreses asistieron a la misa crismal en La Soublette

Más de 800 feligreses asistieron  a la misa crismal en La Soublette
Photo Credit To Cortesía

*El próximo año la parroquia San Francisco de Asís en Naiguatá será la sede de esta celebración

Laura De Stefano

Ser misioneros en nuestras comunidades para llevar el evangelio fue la invitación que monseñor Raúl Biord, obispo de La Guaira, hizo a mas de 800 feligreses que asistieron a la misa crismal en la iglesia Nuestra Señora del Carmen en la Soublette de Catia la Mar.

“Que alegría ver a tanta gente y nos sentimos orgullosos de esta fiesta de la Diócesis que es la misa crismal porque en ella el obispo consagra los oleos, signo de la bendición de Dios que nos une en el bautismo”.

Resaltó que es el regalo mas grande para los bautizados porque es la puerta de la Iglesia y de la salvación. El bautismo, manifestó, nos hace ser misionero y por eso todos estamos consagrados en el crisma.

“Nos reunimos en las iglesias para escuchar la palabra, rezar y comulgar. Pero sobre todo para anunciar el evangelio en las comunidades como nos dice el libro del profeta Isaís 61: El espíritu del Señor está sobre mi, porque el Señor me ha ungido (…). Todos estamos consagrados por la unción del bautismo. Uno no se consagra para si mismo, sino para los demás. Los padres por los hijos, los sacerdotes y religiosas por el pueblo. Dios nos consagra para llevar justicia y libertad a los cautivos, y consuelo a los oprimidos”.

Monseñor Biord anunció que un grupo de jóvenes desde este sábado salió de misionero a la Sabana, Caruao, Puerto Cruz, Tarmas, El Aborlito, Portachuelo, Palo de Vaca, Tibroncito, Petaquire y Ciudad Chávez.

Recordó que la primera vez que vino a la Soublette fue hace 40 años, en 1979, cuando monseñor Mario Lizarazo era párroco. Y descubrió con sorpresa que el fundador de esta parroquia eclesiástica fue su tío abuelo, monseñor Castillo, en 1952. “Aquí estuvo monseñor Ramiro Díaz que hoy a sus 84 años de edad egreso a Machiques como misionero”.

El obispo se mostró orgullo por los sacerdotes, religiosas, diáconos y seminaristas de la Diócesis. Elevó una plegaria para que esta Semana Santa sea anuncio de la palabra de Dios e invitó a los feligreses a ser cirineos para acompañar a Jesús y cargar la cruz de los demás, y así juntos resolver los problemas del país.

Agradeció la labor de las 12 comunidades de religiosas, en especial las hermanas de los pobres del hospital San José por las jornadas de salud.

Renuevan sus promesas sacerdotales

Monseñor Biord invitó a los 35 presbíteros a renovar las promesas de su sacerdocio, reafirmando los compromisos que asumieron al ser llamados al orden sagrado.

Acto seguido se realizo la procesión de ofrendas. La zona pastoral de Catia la Mar ofreció 27 juegos de corporales y purificadores que entregarán a cada una de las comunidades parroquiales para ser usados el Jueves Santo.

Posteriormente vino la bendición de los óleos de los enfermos y de los catecúmenos, y la consagración del Santo Crisma. Los recién ordenados padre César Lawson y Rafael Montilla presentaron los aromas y las vasijas que contienen los aceites, junto a los presbíteros Piero Rella y Enrique Chapellín  que este año cumplen 25 años de sacerdocio.

El óleo de los enfermos es usado para dar consuelo y alivio a los que sufren enfermedad o están en peligro de muerte. El óleo de los catecúmenos para bendecir y complementar el bautizo de los adultos convertidos a Jesucristo. Mientras que el Santo Crisma para la ordenación de los sacerdotes y obispos.

En la misa el obispo también bendijo las cruces de madera, elaboradas por la comunidad indígena de las Amazonas, que fueron entregadas a los jóvenes misioneros algunos de ellos procedentes de Caracas.

Además entregó el pan de vida a los dos diáconos y ocho acólitos para que lleven el evangelio a Ciudad Chávez, Caraballeda, La Esperanza y San Julián. También unas casullas elaboradas por las hermanas Carmelitas a la parroquia Sagrado Corazón de Jesús.

Naiguatá se vestirá de gala en 2020

En el 2020 la zona pastoral del este se encargará de organizar la misa crismal por el año jubilar y la sede será la parroquia San Francisco de Asís. El año pasado le tocó a la zona de la montaña.

El coordinador de la zona pastoral de Catia la Mar, padre José Manuel Cicuendez, entregó la cruz al presbítero Alberto Castillo, coordinador del zona pastoral este como la nueva sede oficial. Estuvo acompañado de los laicos y sacerdotes de Macuto, Los Corales, Caraballeda, Tanaguarena, Naiguatá y La Sabana que llevaron en procesión las reliquias de Nuestra Señora de Coromoto hallada en 1772.

Cicuendez agradeció a todos los asistentes, a los misioneros, a los que participaron en la organización, al ministerio de música dirigido por el padre Nené, a las comisiones de liturgia, limpieza, decoración y alimentación. A la parroquia de Tarmas por la donación de vegetales, y al alcalde José Alejandro Terán por su apego a la celebración y a la fe católica.

Por su parte el padre Castillo prometió que en el 2020 serán recibidos con las fiestas de San Juan Bautista, de San Pedro, la Cruz de Mayo y los Diablos Danzantes de Naiguatá.

Pidió por la recuperación de la capilla de Carmen de Uria. “Debería ser un monumento para los fallecidos. Todos los 16 de diciembre viene gente, pero Carnen de Uria es un bote de escombros”.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock