15
NOVIEMBRE 2018
03:40
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!!
instagram

Los Lakers de LeBron no carburan

Los Lakers de LeBron no carburan
Photo Credit To Cortesía

Un récord decepcionante, una defensa que hace agua, dudas alrededor del cuerpo técnico y la exigencia habitual en un equipo de LeBron James: Los Lakers de Los Ángeles han comenzado la temporada de la NBA con más interrogantes que certezas y no parecen dar con la tecla a pesar de contar con el jugador más dominante del planeta.

Paciencia. La palabra más repetida desde el comienzo de la campaña en el círculo de los Lakers. Un proyecto nuevo, con media plantilla fichada en la agencia libre y, la otra media, con poca o nula experiencia en la NBA.

Pero, tras 10 encuentros y récord de 4-6, los resultados han decepcionado a todos, incluyendo al presidente Magic Johnson, quien mantuvo una reunión con el técnico Luke Walton la semana pasada para exigirle una mejora. En números y en cuanto al sistema de juego.

La prensa lo interpretó como un ultimátum: Walton, exjugador de los Lakers, no fue contratado por la actual dirigencia y se encuentra en su primer trabajo como máxima autoridad de un equipo.

Antes de que LeBron aterrizara en julio, el proyecto giraba en torno al crecimiento de Walton junto a la base de la escuadra, formada por jugadores prometedores reclutados en los últimos años como Brandon Ingram, Kyle Kuzma, Lonzo Ball o Josh Hart.

Sin embargo, James lo cambió todo. Los Lakers ficharon a una pléyade de veteranos a continuación y el futuro se tornó en presente. Inmediato. LeBron cumplirá 34 años en diciembre y, tras disputar las últimas ocho finales de manera consecutiva, no tiene tiempo que perder.

James es un sistema ofensivo por sí mismo. Solo con su presencia sobre la pista, sus equipos disfrutan de un impulso en ataque solo al alcance de unos pocos. Y con Los Ángeles no fue una excepción, convirtiéndolo en el tercer equipo que más puntos anota por encuentro (118,9), el que más lanza (93,7) y el tercero que lo hace con mayor precisión (49,4%).

Pero las buenas noticias acaban en esa parte de la pista porque, en la otra, los Lakers son un coladero: el cuarto cuadro que más puntos encaja por choque (120), el que permite un mayor acierto a sus oponentes en el lanzamiento (45%) y el cuarto al que más rebotes en ataque le capturan (12,7).

Aún es demasiado pronto para sacar conclusiones. De aquí en adelante todo puede cambiar en forma de traspasos y de mayor integración del sistema de juego. Pero, hasta ahora, la temporada no es la que esperaban y, si como se dice en el mundo de la NBA, “el ataque gana partidos pero las defensas ganan campeonatos”, LeBron está lejos de poder aspirar a sumar su cuarto anillo.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock