14
DICIEMBRE 2018
10:58
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!!
instagram

Hasta dos supermercados han tenido que cerrar por crisis en Carayaca

Hasta dos supermercados han tenido que cerrar por crisis en Carayaca
Photo Credit To Cortesía

María Lourdes Arráez

[email protected]

En lo que va de año, en el casco central de Carayaca han cerrado dos supermercados, una farmacia, dos quincallas, tres abastos, una panadería, dos ferreterías, una rencauchadora y una venta de línea blanca, sumado a otro lote de negocios que ha cambiado de ramo para poder subsistir, pues las familias solo compran comida, pero en pocas cantidades, según aseguran los comerciantes.

Aunque prefirieron resguardar sus identidades, pues el que se queja “se mete en el ojo del huracán”, explican que son pocos los que han logrado resistir a las regulaciones de precios y los aumentos salariales, y los que lo hacen es porque son negocios familiares con una nómina mínima.

“Antes para esta fecha ya se iniciaban las ventas navideñas y todo salía, ahora el mayor movimiento lo vemos cuando el gobierno paga algún bono, de resto la gente compra exclusivamente comida”, manifestaron.

Explican que las constantes supervisiones y la hiperinflación dejaron a muchos sin poder reponer inventario, por lo que muchos bajaron la Santamaría, para esperar a que las condiciones mejoren.

“Hasta los chinos cerraron y cada día son menos los que tienen sus estantes surtidos. Es una batalla constante para estar abiertos”.

En un recorrido realizado por la calle principal comprobamos que lo que antes era un restaurant chino ahora es una venta de verduras; en una mueblería colocaron una venta de detergentes artesanales; una zapatería ahora vende productos agrícolas y una venta de ropa ofrece plátanos.

“Los que venden verduras tampoco es que tienen mucha variedad: solo cambur, ají dulce, cebollín, cilantro, aguacate, yuca, chayota y a veces plátanos, ya muy poco se consiguen tomates, papas, pimentones, zanahoria o lechuga. Nos surtimos con lo que la gente más compra y con lo que conseguimos barato”, resalta un vendedor.

“Antes las frutas como la guayaba, el melón y la piña volaban, ahora la gente como que no hace jugo por lo caro que salen”.

Fallan los puntos

Simón Capote vende perros calientes en la calle principal del pueblo, explica que las constantes fallas en los puntos de venta limitan mucho su trabajo, pues cuando no es que se caen las líneas es que están congestionadas y no pasan las tarjetas, “quien tiene efectivo lo guarda para el pasaje, y son pocos los que pagan con billetes”.

Cuenta que hace unos meses vendía hasta 20 cajas semanales de pan y ahora cuando mucho 10 paquetes, que no llegan ni a una caja. “En el caso de las hamburguesas se vendían 800 semanales, ahora a duras penas se llega a 100. La mayoría de los comerciantes estamos asfixiados, y ya son muchos los que han tirado la toalla”.

Indica que debe surtirse en Caracas y que cada vez es más difícil subir a comprar, “si no tienes carro la cosa se pone color de hormiga, por una carrera quieren cobrarte hasta 5.000 soberanos y si andas en autobús estas expuesto a robos”.

Resuelven con lentejas

y sardinas

“Desde que aumentaron el sueldo mínimo en septiembre que no llegaba carne y hace una semana llego pero voló aunque no era a precio regulado; por eso hay que resolver con lo más barato, las lentejas del CLAP y sardinas frescas que son económicas”, explica Alexandra De Nóbrega.

Normalmente lo que hay en los negocios es cochino, pero es caro y no rinde, “tampoco se pueden hacer guisos porque un tomate puede costar hasta 200 soberanos”.

“Comprar pavo

ya no es negocio”

Asegura que hubo una época en que abundaban los pavos que sacaban por los caminos verdes de Mayupan, pero hoy tampoco es una opción, porque los están vendiendo entre 1.500 y 2.000 soberanos o los cambian por los productos de la caja, “entonces sería escoger entre el resto de la comida y un salado para pocos días, si te quedas sin el arroz y la pasta debes comprarle a bachaqueros que cuestan un ojo de la cara”.

Actualmente se consigue el picadillo de pollo en 950 soberanos, la chuleta ahumada en 2.500, el cochino 1.950, la chuleta de pernil 1.550, el chorizo en 680 y la chuleta de cochino en 1.400 soberanos.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock