16
2019
09:06
SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!!
instagram

Endeudados y muy flacos están los usuarios por la falta de buses

Endeudados y muy flacos están  los usuarios por la falta de buses

Desmejorados en sus condiciones físicas y en su apariencia, están los usuarios como consecuencia de la falta de buses y de control en el precio del pasaje.

Muchos recurren a caminar, a veces sin comer, porque “he observado a más de uno desmayarse porque el dinero no les alcanza para pagar el pasaje que a los transportistas les provoca cobrar determinados días”, expresa Arelis Suarez.

Afirma que “el transporte de la ruta urbana está descontrolado desde el inicio este año. No hay autoridad que impida el abuso de los choferes y sus colectores”.

Resalta que los usuarios están pidiendo prestado para poder tener efectivo, pues a su criterio el sueldo mínimo ni el integral son suficientes para el pasaje y mucho menos para comer.

“Vas por la calle y ves a la gente con ropa desgastada y zapatos remendados. Quién va a tener para comprarse un pantalón”.

Añade que cada mes ve a los pensionados desmayarse “por el simple hecho de que han tenido que caminar porque no tienen el monto completo del pasaje, ya que el convenio de exoneración no existe ni para ellos ni para los discapacitados”.

Discapacitados

piden solidaridad

José Cabruja lamenta que a diario debe esperar hasta tres horas por un chofer que se compadezca de él y espere a que pueda abordar, pues presenta una patología que lo obliga a depender de una silla de rueda.

“Los autobuses Sitssa que trabajan en la Caribe-Catia la Mar son conducidos por seres inhumanos. Cuando me ven aseguran que tienen dañadas las puertas de discapacitados”.

Manifestó que dicha acción lo lleva a diario a tomar el bus de Caribe-Caracas, luego se baja y se va a los Sitssa que van a Catia la Mar desde Gato Negro, para finalmente llegar a su destino.

Empeñan hasta

lo que no tienen

Pedro Ramírez asegura que la pensión del IVSS solo le alcanza para pagar el pasaje de 20 días, lo que lo obliga a endeudarse y empeñar las pocas cosas que tiene de valor cada mes.

“Debo conseguir dinero. No puedo caminar por problemas de salud. Anteriormente lo hacía y perdí la mitad de mi peso porque no estoy bien alimentado, como la mayoría en Venezuela”.

Pedro López admite que el salario no es suficiente para poder sobrevivir en Venezuela e indica que lo único que puede comprar son dos harina PAN y le sobran Bs. 10.000 que lo utiliza para el pasaje de emergencia. “Trato a diario de caminar para ahorrar lo que me queda del sueldo”. RR/jd

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock